Skip to content
Certificados digitales

Certificado de convivencia en Argentina: para qué sirve y cómo se solicita

Certificado de convivencia

El certificado de convivencia, también llamado unión convivencial, lo otorga el estado como garantía de la unión de dos personas para que tengan los derechos civiles que le correspondan.

Este certificado se brinda independientemente del sexo u orientación sexual de las personas que convivan bajo un mismo techo. Esto les permite incorporar a su pareja a una obra social, a que reciba la pensión, poder solicitar las vacaciones en el mismo período, tener licencias en caso de enfermedad de la pareja, pedir créditos juntos, etc.

La certificado de convivencia establece que las parejas que cohabitan pueden registrar su coexistencia de al menos dos años con el objetivo de adquirir nuevos derechos, como la contribución a las cargas domésticas durante su vida juntos. O si se termina el vínculo, el derecho a una compensación económica o la división de los bienes que se obtuvieron en conjunto.

Requisitos para el certificado de convivencia

Para solicitar este certificado se debe presentar el Documento Nacional de Identidad de los convivientes, en algunos casos se pide también la partida de nacimiento o certificado de domicilio.

Certificado de convivencia
Pareja conviviendo

Para realizar el trámite se debe pedir un turno para poder acudir con la documentación requeria y con dos testigos que tienen que ser mayores de 18 años de edad y que no sean familiares directos. Ellos también deben llevar su Documento Nacional de Identidad.

Requisitos :

  • los dos convivientes deben ser mayores de edad;
  • no pueden estar unidos por vínculos de parentesco en línea recta en todos los grados;
  • tengan una convivencia mayor a dos años, o tener un hijo en común;
  •  no tengan impedimento de ligamen ni esté registrada otra convivencia de manera simultánea;

¿Cómo solicitar el certificado de convivencia?

Primero debes abonar el Trámite con tu Boleta Única Inteligente (BUI) en la página sir.buenosaires.gob.ar. El pago debe estar hecho antes de presentarte en la sede en la fecha citada.

Si realizas el pago a través de BAPRO, Pago facil o RapiPago, en 48 horas se acredita el pago se acreditará. Si el pago lo haces con Mastercard, Visa, Cabal o Amex o en el Banco Ciudad de manera presencial se acredita al instante.

Certificado de convivencia
Solicitud del certificado de convivencia

Si vas a solicitar el trámite normal, tienes que tildar donde dice “Informaciones Sumarias. Convivencia”. Pero si necesitas hacerlo de manera urgente, entonces tilda donde dice “Certificados de viajes” y “Por cada trámite urgente. Simple”.

Para pedir turno puedes hacerlo llamado al 147 o por Internet en la página www.buenosaires.gob.ar. Puede que te den turno para unos días después o incluso meses.

Es importante que sean puntuales con el turno que les fue dado y que lleven el certificado del pago hecho, además de la documentación requeria. Solamente se realizan de lunes a viernes de 9.30 a 12.30 hs.

Diferencias entre el certificado de convivencia y matrimonio

Para la convivencia los interesados deben tener direcciones actualizadas en sus documentos respectivos, como prueba de convivencia, con una antigüedad de al menos dos años. Además, se requiere documentación, como certificados de nacimiento y declaraciones juradas no solo de los interesados en registrar el sindicato, sino también de dos testigos.

Certificado de convivencia
Pareja

Para el matrimonio, por otro lado, se requieren DNI de la pareja, de los padres y de los testigos, y los certificados de nacimiento de las partes contratantes. Aunque está cayendo, esa institución sigue siendo la más elegida por quienes deciden formalizar una relación.

Hay diferencias en derecho en cuanto a estar casados o con unión de convivencia. Por ejemplo con la herencia, en el matrimonio la ley reconoce a la otra persona como heredero. En el caso de la unión convivencial no queda como heredero, a menos que se indique en el testamento.

Luego de un divorcio una de las martes tiene el derecho de reclamar una cuota alimentaria, mientras que en la unión convivencial no.